Pensamiento mágico

En el proceso de evolución y madurez como humanos pasamos por muchas fases, físicamente se perciben con mucha claridad. En lo tocante a la madurez emocional y mental resulta más complicado asir esa evolución de manera clara.

Hoy vamos a hablar sobre dos elementos presentes en nuestras vidas, en nuestras sociedades y en nuestras mentes que pueden obstaculizar, retrasar y a veces hasta detener nuestro proceso de madurez mental y emocional: el pensamiento mágico y la autosugestión.

tumblr_m91a7xhDhy1qajnsio4_1280Cuando hablamos de pensamiento mágico nos referimos -además de su definición básica que está muy bien ilustrada en el enlace de wikipedia- a maneras de pensar que tienen su origen en nuestra infancia, en un tiempo en el que hacíamos servir mucho nuestro cerebro límbico (emocional) y poco nuestro nuestro neocórtex (racional) a la hora de interactuar con la realidad.

Era un tiempo en el que por decirlo de una manera fácil, nuestra percepción de la realidad era mucho más “sentida” que “razonada”.

Pensamientos como:

“Si pienso en esto, esto me ocurrirá mañana” “Si digo estas palabras de esta forma todo saldrá bien” “Si equilibro mi chakra x mis relaciones con los demás o con el dinero y el trabajo mejorarán” “si cierro los ojos y medito lo suficiente transformaré el campo colectivo y apoyaré un cambio de paradigma mundial” “si me enfoco en las cosas positivas las negativas dejarán de existir al no apoyarlas” “si pienso tal o cual cosa eso evitará que me pase nada malo” y un largo etc…

Tres ejemplos propios que se me vienen fácil a la cabeza son los siguientes:

– De pequeño temía a la oscuridad de la noche y tenía pensamiento mágico de que si me tapaba bien hasta el cuello con las sábanas y no me movía no me pasaría nada malo.

– Desde que era pequeño hasta que fuí adolescente tenía un arraigado pensamiento mágico que transformaba en ritual: como tenía miedo de ir a las clases particulares de violín cada sabado (a las que no quería ir pero temía reconocerlo para no lastimar a mi madre y mi familia) y a la presión que me ponía mi profesora siendo pequeño, lo que hacía en el ascensor de su edificio era mirarme al espejo y darle un beso al espejo en la creencia de que eso me haría tener una clase buena (es decir sin gritos, presión ni miedo).

– Ya de adulto, hasta hace algo menos de año y medio tenía el pensamiento mágico de que si las personas meditasemos más y fuésemos más introspectivas, el mundo se volvería un lugar maravilloso en el que vivir, desaparecerían las guerras y la crueldad etc…

Son tres sencillos ejemplos. Dentro de ellos hay algunos denominadores comunes que quiero explicar:

  • El pensamiento mágico a menudo sirve como apaciguante frente al estrés, es una suerte de efecto suavizador del dolor emocional.
  • El pensamiento mágico se puede sustentar sobre un fuerte fenómeno de identificación con algo, alguien o un grupo al que sentir que se pertenece y que supone la máxima prioridad ya que nos encontramos sin empoderamiento para hacer frente a nuestro sensación de soledad y abandono interior.
  • El pensamiento mágico a menudo sirve como disuasor de confrontar la propia vagancia, cinismo e ignorancia respecto a ciertos temas que nos resulta incómodo plantearnos.

El pensamiento mágico tiene muchos orígenes, me gustaría detenerme en tres de sus causas que considero principales:

  1. En la actualidad muchos de nosotros o bien por un lado somos crédulos e ingenuos o por el otro lado somos rígidamente escépticos y cerrados. Ello se puede deber a la manera en que aprendimos a relacionarnos con el conocimiento, el saber y el aprendizaje. Cuando crecimos en ambientes en los que aprender algo iba de la mano de autoridad dura, recompensa-castigo, humillación y hasta en algunos casos agresión, aprendimos a creernoslo todo o a no creernos nada. La base y el fundamento reside en el miedo como elemento vertebrante de la experiencia del pensamiento. Esto puede llevar en bastantes casos a otro fenómeno que es que no desarrollamos nuestro pensamiento crítico, nuestro discernimiento propio y por tanto no desarrollamos nuestra mente propia, desarrollamos solo la capacidad de copiar información ajena y repetirla, no razonarla y generar un mundo mental interior propio en base al uso deliberado de nuestras capacidades de pensamiento avanzadas, tales como la reflexión, la imaginación enfocada, el discernimiento, etc.
  2. Son bastantes las personas que poseen una naturaleza fundamental más sensible y sensitiva que otras, de la misma que unas personas son mas altas que otras o con el color de los ojos distinto por tanto hay personas que por su naturaleza tienen la tendencia por defedto – que no destino o determinación- de pensar de maneras más vinculadas al hemisferio cerebral derecho (aunque decirlo de esta forma no sea del todo exacto). Eso no significa que la persona no pueda mediante su libre albedrío, su voluntad y su esfuerzo adquirir maestría para hacer uso de sus capacidades de razonamiento cuando las necesite.
  3. Por último, pero no por ello menos importante, está el grado de abuso y dolor emocional experimentado en la infancia, su profundidad, duración y periodicidad. Se conoce bastanbe bien el hecho de que uno de los mecanismos básicos de autodefensa ante el dolor es la enajenación, “volarse”, “crearse un mundo propio” o salirse perceptivamente del cuerpo físico, ya sea visualmente o desconectando la capacidad de sentir las emociones propias en el interior del cuerpo.

Obviamente, existen soluciones para cesar el pensamiento mágico, aunque, para ser franco, seguramente en la mayoría de los casos requiera de grandes dosis de desilusión y decepción al abandonar los sistemas de pensamiento mágico para volver a poner “los pies en la tierra”, en la realidad objetiva, que tiene mucho de todo y tiene muchos elementos que no nos gusta nada constatar que existen.

Para ello es bueno reestablecer una relación sana con nuestras emociones y aprender a hacernos preguntas reflexivas para desarrollar nuestra propia mente y nuestros propios pensamientos y reflexiones. Podría sugerir preguntas que hacerse, pero creo que es mucho más interesante que cada uno investigue las suyas propias.

Hay muchas cosas que no conocemos y no sabemos explicar, puede que incluso haya cosas que debido a lo limitado de nuestra percepción sensorial no podamos explicar muy satisfactoriamente o para las que nos falten fundamentos de entendimiento que aun ni sabemos que existen, pero ello no es justificación para quedarnos anclados en sistemas de pensamiento mágico en vez de quedarnos con un sano no sé, que no es sino dejar las puertas abiertas para el futuro entendimiento, cuando las circunstancias para el sean propicias.

Marko



0 comments on “Pensamiento mágico
1 Pings/Trackbacks para "Pensamiento mágico"
  1. […] garantía de una vida llena de amor, satisfacción, salud, abundancia y un largo etcétera. Esto es pensamiento mágico (puedes aprender sobre el en este articulo). Eso sí a la vez que se establece este objetivo esos mismos maestros, corrientes espirituales, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*