05. Comunicación Consciente

-mira el vídeo y lee el texto-

Definición conceptual: Por comunicación consciente nos referimos a una comunicación basada en un estado

de alerta, centramiento, abierto, proactivo y vulnerable.

Propósito: Establecer un marco preparado y seguro para aprender y afianzar una comunicación verdadera y

abierta entre los seres humanos.

Definiciones: En una comunicación consciente es importante enmarcar el contexto de la información así

como sintonizar nuestras comprensiones de las palabras que utilizamos, por ejemplo nosotros cuando utilizamos los términos vulnerable o tomar riesgos queremos decir lo siguiente:

Vulnerable: ser muy honestos, francos y transparentes con lo que sentimos. Mostrarnos coherentes e íntegros en lo que decimos, sentimos, pensamos y hacemos. Soltar los juegos de poder como el querer tener razón o tener la última palabra. Bajar las defensas, no utilizar toda aquella artillería de estrategias y compensaciones que normalmente utilizamos para evitar sentir la incomodidad.

Tomar riesgos: Ser vulnerable ya es tomar un riesgo, también atrevernos a mostrarnos tal y como somos. Tomar riesgos significa exponer aquello que más miedo nos da exponer. Sacar a la luz aquellos aspectos que nos cuesta reconocer que tenemos y compartirlos. Exponer nuestras pasiones y anhelos también puede significar tomar un riesgo.

Características de los planos de la comunicación consciente       :

En toda comunicación interviene más de un plano. Cuantos más planos conocemos de nuestra comunicación tanto más profunda y rica puede ser.

Plano verbal: Es el plano más obvio para todos, no podemos no oír alguien cuando este nos está hablando (salvo discapacidades auditivas claro), lo que sí pasa a veces es que no lo escuchamos o no entendemos lo que está diciendo.

Plano gestual: Es el plano visual de la comunicación, los gestos tanto faciales como corporales comunican constantemente como nos sentimos, este plano es sumamente importante y nos da un montón de información acerca de la comunicación que se está dando aunque no nos damos cuenta de él y opere a nivel subconsciente o/e inconsciente.

Plano emocional y energético: En general este plano es totalmente desconocido salvo en algunas ocasiones cuando es muy obvio, por ejemplo cuando nos sentimos muy atraídos por alguien con quien “sintonizamos”, o al revés cuando sentimos un rechazo de primeras.

Estos tres planos siempre están y para la comunicación consciente es importante tenerlos en cuenta aunque nos cueste entenderlos, el solo hecho de saber que existen y estar atentos a ellos ya abre nuestra consciencia a un nuevo espectro de información. El ser conscientes de la información que proviene del plano gestual y emocional /energético puede cambiar totalmente nuestra forma de comunicarnos.

En toda comunicación existe un emisor y un receptor, en la comunicación consciente también.

Para empezar a comunicarse de forma consciente es importante establecer previamente el intercambio, el que inicia pide al otro si está disponible para dicho intercambio. Eso permite a los involucrados estar realmente comprometidas para comunicar de manera óptima.

Emisor: Es el que emite la información, mientras emite la información verbal, a la par está emitiendo información a través del plano gestual y el emocional/energético. En la comunicación consciente el emisor está vulnerable y toma riesgos. En la comunicación consciente renuncia a influir veladamente en la otra persona de cualquiera de las maneras. Si quiere cambiar algo lo dice explícitamente.

Receptor: Su clave está en estar presente, mientras escucha contiene sus propias ganas hablar, contiene las ganas de opinar, aconsejar, juzgar. Si a nivel mental ocurren estas dinámicas simplemente las observa y no le da más importancia. Para mantener un estado de presencia suele apoyar el estar atentos al cuerpo físico o el cuerpo emocional. La invitación es que no se pierda en el otro, es decir que a la vez que escuchamos a la otra persona también nos escuchamos a nosotros mismos.

Para ambas partes esta manera de comunicar es un regalo que se pueden hacer. A través de la comunicación consciente se pueden sanar y aclarar multitudes de asuntos.

¿Desde dónde comunicar cuando se establece una comunicación consciente?

Queremos recalcar que el utilizar la primera persona del singular es básico si realmente se quiere comunicar

conscientemente, eso permite basar la comunicación sobre uno mismo y hacerla individual, clara y cercana.

Emplear cada vez que sea necesario, el yo quiero, yo no quiero, a mí me gusta, a mí no me gusta, yo opino, para muchos, solamente este pequeño cambio ya puede ser toda una experiencia y una gran toma de riesgo. Cuando hablamos sobre una experiencia propia utilizando la primera persona del plural o la segunda persona del singular renunciamos a nuestro poder.

Conclusiones:

A modo de conclusión un resumen de los aspectos que consideramos claves para una comunicación consciente: Establecimiento explícito del intercambio entre el emisor y el receptor.

El que habla se mantiene en un estado vulnerable hablando desde la primera persona del singular siempre que lo que explica así lo requiera, otra forma de decirlo es que “se desnuda” ante el receptor. El que escucha contiene, es decir mantienen en su interior lo que le ocurre sin querer cambiarlo, a la vez que el emisor habla y respeta su espacio de emitir.

Ambos se abren a todos los planos que se dan durante la comunicación.